There are several men and Vigrx plus free samples Vigrx plus directions women who want to get Does semenax work Semenax cellphone that is going to have Levitra volume pills Sperm volume pills reviews

 

 

Yo amo a la UNAM y la UNAM me ama a mi

Intervención colectiva

Edificio "A", ENAP, UNAM.

2007

 

Hay anécdotas que permanecen en la imaginaria popular y que pueden ser productos de la casualidad. En nuestra vida cotidiana estos sucesos nos dejan una impronta que, sumándose a las anteriores modifican inevitablemente nuestros recuerdos. Tal es el caso de “El salto de Macario”. Macario es uno de los tantos habitantes caninos que deambulan por la ENAP y cuya historia forma parte de los muchos mitos no oficiales de la escuela.

 

Eternos compañeros de los estudiantes los perros callejeros forman parte de los personajes cotidianos de la escuela y su presencia es un referente indispensable del diario acontecer de la misma. Fue así que durante la Semana de las Artes el Diseño y la Comunicación Visual, los integrantes del Seminario de Medios Múltiples, fuimos convocados como los demás talleres, a presentar nuestros trabajos.

 

En dicha exposición se pretendía mostrar los avances realizados en la administración saliente, sin embargo, sólo se puso manifiesto los rezagos y carencias de la institución, lo cual se puede explicar debido a la desarticulación de los elementos formativos en los planes y programas de estudio vigentes y su desvinculación con el mundo profesional (Galería, Museo, Critica) que hacen de las instituciones artísticas en México escuelas de artes y oficios.

 

Ante esta situación decidimos exponer nuestro punto de vista parafraseando la obra de Joseph Beuys titulada “I like America and America likes me”, por lo que resolvimos trabajar junto con nuestros compañeros caninos en dicha acción. En esta pieza Beuys se encuentra con lo animal y pone de manifiesto su repudio a la política de los Estados Unidos. El artista arriba en avión a este país y se traslada directamente a la galería, totalmente envuelto en fieltro, sin poder observar nada de lo que lo rodea.

Una vez en la galería Beuys cohabita con un coyote y luego de tres jornadas compartidas con el ser del bosque, Beuys regresa a Alemania envuelto en fieltro, tal como había llegado. Su único acontecer es la comunicación con el animal.

 

En la paráfrasis de esta pieza decidimos generar un diálogo directo con los otros seres con los cuales compartimos los espacios de estudio: los perros callejeros. Nos encerramos en una de las aulas con los seres que vagan cotidianamente en la escuela, mientras en un monitor ubicado en el corredor, se transmitía en tiempo real las distintas acciones que cada uno de los integrantes del seminario realizamos con nuestros compañeros caninos.

 

Los ejercicios presentados iban desde la intervención escultórica/fotográfica, hasta la experimentación lingüística y la experiencia dio lugar a una dinámica de trabajo grupal que fue el detonante de sucesivas experiencias colectivas. Sin embargo el hecho de mayor relevancia en nuestra propuesta fue el causado por Macario, el cual después de tanto tiempo aun se sigue comentando en los pasillos de la ENAP. -Eran como las 12 de la mañana y oigo el rumor por toda la escuela de un perro que salto porque lo empujaron-, “Había saltado del tercer piso” decían, “cayo en una mochila y de milagro se salvo”. “Vio algo y salto” “Querían hacer un performance matando a un perro”.

 

Nadie sabe con certeza lo que sucedió ese día. Macario salto por las escaleras de la escuela. Muchas fueron las historias y rumores que corrieron alrededor del suceso. Buscamos al perro lo revisamos. Nada que lamentar sólo unos cuantos golpes. Una de las compañeras se ofreció a adoptarlo, darle sustento y comida por el resto de su vida. Para Macario funciono el salto al vacío y paso de ser un perro flacucho y con hambre a un corpulento canino guardián de un gigantesco jardín de San Ángel, podemos decir que ese día el arte realmente transformó la vida de alguien.